DSC_0312

Cosas difíciles y comprar pastas de dientes sostenibles

Esta ha sido, hasta ahora, la entrada más complicada del blog. Los cambios a veces son difíciles. He de confesar que amooooooo que las pastas de dientes sean tan mentoladas que te enchilen por media hora luego de usarlas y, si tienen gel mejor, porque normalmente pican más. Comprenderán entonces que este cambio es abrupto, pues no encontré ninguna pasta que me diera eso, y sin embargo, encontré varias que me gustan y puede que a ustedes también. Teniendo en cuenta que el adulto promedio se cepilla los dientes 900 veces al año, la pasta de dientes que escojamos realmente importa.

                    

Bilka homeopathy (Limón):

Empecemos por las cosas buenas: no contiene flúor, mentol, ni endulzantes o colorantes dañinos para la salud. Contiene Xylitol, un ingrediente natural que previene las caries y además tiene efecto blanqueador porque usan un extracto de piel de limón con bicarbonato. Ahora bien en cuestión de sabor pues no sabe a limón sino a la cáscara, que es amarga y en mi caso me deja la boca como si todavía no me hubiese lavado los dientes (a mi esposo le gusta y mi hija ama la de niños así que pruébenlo ustedes). Por otro lado, usan caja, lo que es totalmente innecesario y provoca más basura. Lo pueden encontrar en Mundo Sano.

                     

Gel detrifrico al gusto limone (Oficina Naturae).

Hecho en Italia, vegano y certificado de Eco bio cosméticos. No daña el esmalte dental y ayuda a no irritar la mucosa y las encías. El extracto de liquen islandés y el citrato de zinc previenen la formación de la placa y el sarro. Es formulado con un azúcar natural que evita la formación de caries. Tiene extractos orgánicos de rizoma de diente de león, este de acción antiinflamatoria; flores y hojas de tomillo, de acción balsámica ; hojas de salvia de acción antiséptica y balsámica; hojas de romero de acción astringente y balsámica. Yo la compré en Green Center en Santa Ana. Algo extra: no lo venden en caja, lo cual me encanta pero sabe no muy bien, tampoco muy mal, es blah!

                      

Bilka Dent Himalaya Salt.

Tengo que ser sincera, desde que pusieron la palabra sal ya me habían ganado, pues básicamente cualquier cosa que tenga sal me gusta y si es sal del Himalaya mejor. Restaura la blancura natural de los dientes, elimina los colorantes y las manchas. Contiene ingredientes no agresivos y biológicamente activos con acción blanqueadora: aceite de cúrcuma, una combinación de limón y extracto de rosa mosqueta. El bicarbonato de sodio neutraliza los ácidos, que dañan el esmalte dental, es libre de fluoruro y su sabor es agradable, de hecho pareciera que tiene menta, aunque no está en la lista de ingredientes. Se consigue en el Mercado Natural Mundosano.

                      

Coral White Tea Tree Toothpaste.

Fabricada en Estados Unidos, tiene un certificado Eco Safe (Friend of the sea). Esta pasta ayuda a elevar el pH (alcalinidad) de la saliva, también ayuda a remineralizar el esmalte dental con contenido mineral del coral y el xilitol. No contiene fluor ni lauril sulfato de sodio. Contiene peróxido de hidrógeno para el efecto de blanqueamiento, la esencia del árbol del té, la menta verde y los aceites de menta y el xilitol para frescura, y los botánicos antisépticos, antimicrobianos y antioxidantes de echinacea, goldenseal, clavo, ginseng y ginkgo. Ahora lo malo: viene en caja, que ya dijimos es un gasto innecesario y extra a eso sabe a diablos, sabe a algo que no debería estar en la boca a menos que busquemos torturar a alguien. Se consigue en el Automercado.

                    

Benecos Natural Care Toothpaste (Mint).

Es una pasta natural, sin flúor y sin azúcar, con extracto de menta y aloe vera, contiene mentol. Limpia suavemente y protege el esmalte gracias a las propiedades del jugo de aloe vera. Contiene el sello BDIH del grupo COSMOS. El certificado BDIH asegura que no se han utilizado materias primas sintéticas o nocivas para nuestra piel durante todo el proceso de fabricación del producto, y además no ha sido probado en animales. El sabor queda bastante tiempo en boca y es muy fresco. La compré en Green World Store.
                      
Bite.
Lavarse los dientes con pastillas es lo que propone esta marca, las tabletas vienen en un envase de vidrio, por lo que es la opción más sostenible de todas, solo te ponés una en la boca, la masticás y con un cepillo mojado se esparce por toda la cavidad. Cada año se desechan más de mil millones de tubos plásticos de pasta de dientes con residuos químicos agresivos que terminan en vertederos u océanos. Estas tabletas son 100% libres de gluten, veganas y sin crueldad, además sin productos químicos agresivos como el fluor, tiene un suave sabor a menta y lo mejor, solo tenés que comprar la primera botella, luego podés comprar una cajita de cartón con pastillas para 6 meses y rellenarla cuantas veces querás, una genialidad. Las podés conseguir en Bite toothpaste bits

 

4 Comments

  1. Reply marzo 13, 2019
    Dani Strada

    La de bilka la probé no me gustó,…era de bicarbonato y gengibre…..
    Creo que le faltó poner la de hymalaya .. muy buena para mí gusto y lo más parecido a los q nos gusta el mentol

    • Reply mayo 5, 2019
      greenhumanwannabe_by8153

      Hola Dani, en la entrada del blog sí puse el Bilka Dent Himalaya Salt (si a ese te refieres), de hecho fue uno de los que más me gustó, coincido con vos. Sin embargo el mejor lo conocí luego, si te gusta que pique de mentol, encontré uno fantástico, se llama Bio Silver, tiene sabor a hierbabuena y lo compré en Casa Mundo, probalo y me cuentas 🙂

  2. Reply marzo 21, 2019
    Danielle

    Y cómo funciona con el desecho? a parte de Bite, que es zero waste. Si no se quiere generar desecho, esa es la única opción, cierto?

    • Reply mayo 5, 2019
      greenhumanwannabe_by8153

      Hola Danielle! Afectivamente el Bite en términos de huella ecológica es el mejor. Gracias por el interés! 🙂

Dejanos tu comentario

El correo no será publicado.